Pasar al contenido principal
Bélgica, el pequeño gran país del motocross (II)

Bélgica, el pequeño gran país del motocross (II)

Retomemos el tema que nos ocupa y sigamos repasando a todos estos grandes campeones belgas que nos hicieron disfrutar.

 

ANDRE MALHERBE

Para muchos el piloto que cambio la mentalidad de los pilotos de motocross europeos. Muy cuidadoso con su estilo tanto de pilotaje como de vida. Apodado "Hollywood" por su glamour, iba a los circuitos conduciendo su Ferrari, y tras problemas con la federación Belga y con el fisco de su país tomó la nacionalidad Monegasca, residiendo en el elitista principado. Adoptó el color blanco en su indumentaria crossística en un periodo donde no se llevaban ese tipo de tonalidades. La  verdad es que éstos, y mil y un detalles más hicieron de este piloto alguien muy especial.

Se proclamó campeón de Europa en 1973 a lomos de una Zündapp, ya en aquella época las 125cc no disfrutaban de un  campeonato del mundo, y se consideraba campeonato de Europa.

 

Andre Malherbe

 

 

Luego a lomos de las Hondas oficiales HRC consiguió el título de 500cc en los mundiales de 1980/81/84. La temporada de 1986 fue su última temporada en el mundial de motocross, dedicándose luego a probar en carreras automovilísticas (Fórmula 3).

A finales de 1987 fue contactado por el entonces director de Yamaha Sonauto para participar en el Dakar de 1988. El 6 de Enero de 1988 durante la etapa de ese día se produjo la tragedia de su vida con una caída que le dejo postrado en una silla de ruedas.

 

GEORGES JOBE

Uno de los grandes pilotos de esta época. Dominador en los mundiales de 250cc en los años 1980 y 1983 con Suzuki. En 1984 tras el cese de la representación oficial en el mundial de motocross de la marca de Hamamatsu, Jobe fichó por Kawasaki y subió a la categoría reina donde consiguió en subcampeonato. En Kawasaki estuvo hasta finales del 86, fueron los años en los que se mostró más dominante y rápido pero por varias circunstancias y probablemente el mejor plantel de pilotos de la historia del MX, no le permitió lograr el ansiado cetro.

 

Georges Jobe

 

 

Comenzó la temporada de 1987 a lomos de una Honda no oficial, y pese a todos los pronósticos al final de esa temporada logró su primer título en 500cc. Al año siguiente y con el fin de intentar ser el primer piloto campeón del mundo en las tres categorías, se alistó con Honda en la categoría de 125cc con motos también de serie, con preparaciones Mugen y VRP. Se notó que los largos años de pilotaje en las cilindradas grandes le hicieron perder agresividad y el 125cc se le atragantó, en parte por los enfrentamientos con dos maestros de la época en 125cc: Jean Michel Bayle y Dave Strijbos. De regreso a 500cc un año después consiguió nuevamente el titulo en 1991 y 1992.

 

ERIC GEBOERS

Mister 875: el ganador de títulos en las 3 categorías del mundial en una época en la que el motocross era dureza con 40 pilotos por manga y una duración de 40 minutos más dos vueltas. Compensaba su baja estatura con una preparación física excelente participando en triatlones. Creció en el seno de una familia totalmente vinculada al  motocross y entre todos sus hermanos, Sylvain fue el más destacado consiguiendo varios pódiums pero sin llegar a culminar con un título mundial.

Eric, el benjamín de la familia salvó el honor de la misma logrando con Suzuki los títulos en la categoría de 125cc en 1982 y 1983. En 1987 logró el título en los 250cc con Honda. En 1988 y 1990 culminó su carrera con los títulos en 500cc con la marca del ala dorada.

 

Eric Geboers

 

 

 

JACKY MARTENS

Gran especialista en arena con una imponente envergadura tras varios años con las KTM oficiales en el mundial de 500cc llenos de subcampeonatos y lesiones.

Quiso dar un giro en su vida aceptando la suculenta oferta de Husqvarna para que pilotara la 4 tiempos de la marca en 1993, consiguiendo el título. Fue el primer título de una cuatro tiempos (en la llamada era moderna del motocross).

 

Jacky Martens

 

 

 

JOËL SMETS

De Leuw van Vlaanderen, el León de Flandes destacaba por su pilotaje generoso basado en la fuerza física, para suplir su falta de técnica, comenzó realmente tarde en el motocross y pilotando una 500 2 tiempos.

En 1995 consiguió el primer título en una encarnizada lucha con el americano con licencia Italiana Trampas Parker, a lomos de una Husaberg, repitiendo éxitos con la misma marca en 1997 y 1998, hablando siempre de la categoría de 500cc. Celebra el nuevo milenio con su paso a KTM y la consecución de un nuevo título.

En 2003 consigue otro título en la recién creada categoría MX3 con motos de 650cc.

 

Joel Smets

 

 

 

STEVE RAMON

Este tímido y regular piloto consiguió el título de 125cc en 2003 a lomos de una KTM y en 2007 logró el título de MX1 sobre una Suzuki.

 

STEFAN EVERTS

No necesita presentación tras sus 10 coronas mundiales, el hijo de Harry Everts, no tuvo unos comienzos tan duros como los de su padre, desde el primer momento contó con motos oficiales y equipos profesionales respaldándole. Hubiera podido lograr más títulos de no ser por algunos negros años plagados de lesiones que le impidieron participar en varias carreras.

Aliándose a su dominación, y sin quitarle ningún merito, contó con unos últimos años en los cuales la competitividad en los campeonatos había bajado. En 1991 consiguió el cetro de 125cc con Suzuki, 1995 fue el año de su primer título en 250cc esta vez sobre una Kawasaki. 1996 y 97 se impuso con Honda en 250cc tras unos años de lesiones y malas decisiones a la hora de elegir equipos y managers ficho por Yamaha y con la marca de los diapasones tutelado por Michele Rinaldi consiguió títulos del 2001 al 2006 año de su retirada.

 

 

Stefan Everts

 

 

Además de estos pilotos, este pequeño país ha contado con una enorme lista de pilotos punteros en competiciones internacionales. Esperamos que vuelva a encontrar un líder poniendo de nuevo en órbita a esta nación. 

A todos nosotros nos gustaría que nuestro país disfrutara del mismo apoyo por parte de las instituciones y repercusión en los medios generalistas. Puestos a soñar, que aficionado al off-road  de este país no ha imaginado que nuestro deporte tuviera los mismos minutos en televisión e información en prensa no especializada que el todopoderoso fútbol. El off-road, con todas sus especialidades unidas tendría que reclamar más atención por parte de medios e instituciones, con el argumento de unos buenos resultados deportivos y un comportamiento intachable por parte de todos los aficionados.

Bélgica, el pequeño gran país del motocross (I)