Pasar al contenido principal
Sustitución del líquido de frenos y purgado

Sustitución del líquido de frenos y purgado

Tenéis que recordar, que con el paso del tiempo y el sometimiento a altas temperaturas durante el frenado, el líquido de frenos va perdiendo propiedades, por lo que esta es una tarea que no se debe obviar.

 

Detalle tornillo purgador

 

¿Cuándo debemos sustituir el líquido de frenos?

Si notamos que nuestra bomba ha perdido el tacto o fuerza original debido al paso del tiempo es una señal inequívoca de que debemos sustituir el líquido. También podemos aprovechar cuando tengamos que sustituir las pastillas o un latiguillo de freno, a  verificar el estado del líquido de frenos, y si fuera necesario, proceder a sustituirlo.

Se trata de una labor sencilla, pero que requiere de unos conocimientos para que se haga de forma eficaz, y permita que el circuito hidráulico de frenado de nuestra moto funcione a la perfección.

Ha llegado el momento de pasar a la acción y seguir el procedimiento que encontraréis a continuación.

 

PROCEDIMIENTO

1. Preparación.

    Para todas estas operaciones hay que tener la moto limpia. Lo primero, antes de aflojar el tornillo purgador,  es acoplar un tubo de goma transparente con final en un recipiente de recuperación de líquidos,  lo que nos permitirá recoger el líquido de frenos evitando de ese modo ensuciar nada.

     

    Preparacion
    Acoplamos un tubo de goma al tornillo y quitamos la tapa del depósito

     

     

     

    Tendremos que prestar mucha atención a esto, ya que el líquido de frenos es muy corrosivo.

    Es muy recomendable por tanto, el uso de guantes de látex para realizar ésta labor. También es recomendable el uso de útiles de purgado muy prácticos para ejecutar ésta tarea.

     

    2. Llenado y sustitución de líquido.

    Otro punto a tener en cuenta antes de realizar el cambio de líquido es asegurarnos que hemos adquirido el líquido de frenos con el índice DOT adecuado a nuestra moto, el cual figura en la tapa del depósito del líquido de frenos.

    Verteremos el líquido de frenos nuevo en el depósito de la bomba de freno respectiva abriendo previamente el tornillo purgador. Vamos vertiendo el líquido y bombeando con la maneta o pedal de freno según sea delantero o trasero, teniendo la precaución que no quede el depósito vacío para que no entren burbujas.

     

    Preparacion
    Bombeamos la maneta y vamos vertiendo el líquido nuevo.

     

    Cuando el líquido que salga por el tubo transparente aparezca limpio cerraremos el tornillo de purga, eso indicara que ya tenemos el circuito de frenos lleno del nuevo líquido.

     

    3. Purgado

       

      Utiles de purgado
      Distintos tipos de útiles para realizar un purgado

       

      Esta operación es fácil de realizar entre dos personas o utilizando un accesorio para bloquear la maneta de freno.

      El proceso para un buen purgado, requiere presionar la bomba de freno con el tornillo de purgado abierto, y cerrar el tonillo antes de dejar de presionar la bomba.

      Es decir, debemos de seguir un proceso sincronizado por éste orden: abrimos el tornillo pugador, presionamos y mantenemos la bomba presionada, esperamos unos segundos a que salga líquido o aire, cerramos el tornillo de purgado, y dejamos de presionar la bomba.

      Tenemos que bombear accionando la maneta y aflojando el tornillo de purga cuantas veces como sean necesarias hasta ver que ya no salen burbujas de aire por el tubo de goma y que el tacto de la maneta o pedal sea consistente.

      Es muy importante no perder de vista el depósito de líquido de frenos, para que no se quede vacío e ir rellenándolo de líquido, ya que de lo contrario  entrará aire en el circuito, dando al traste con los progresos realizados y obligándonos a empezar de nuevo.

      Una vez el líquido salga limpio y la bomba haya cogido un tacto consistente, nos aseguramos que el tornillo de purga este bien cerrado y rellenamos hasta el nivel correcto del depósito de  líquido de frenos.

      También hay que revisar que la goma del diafragma del depósito de líquido de frenos este en buen estado y no se haya dilatado o agrietado, de lo contrario, tendremos que sustituirla.

      Por último, cerramos el depósito de líquido de frenos y limpiamos con un limpiador desengrasante las partes de la moto susceptibles a estar contaminadas por el líquido de frenos (discos, pinza, pastillas...) y la operación estará terminada volviendo a beneficiarnos de una frenada potente y efectiva.

      Ver "frenos" en GreenlandMX.es >